miércoles, 4 de junio de 2014

Medallas caseras, competición asegurada.


LittleAna es una chica muy competitiva (ha salido a su padre) y le encanta presumir de campeona. Aunque todo hay que decirlo, también tiene un lado oscuro: le mola humillar... según ella no hay terceros, hay perdedores.

El caso es que disfruta mucho de los reconocimientos y se colgaba al cuello el primer cordel o collar que pillaba pero no acababa de llenarla "de orgullo y satisfacción" y me pidió una medalla. ¡Ding!, se me iluminó la bombilla y le dije: -¿Las hacemos nosotras?-

Como la cosa surgió rápida no hice foto de materiales pero los vais a ir viendo en el proceso: Pasta de moldear (de secado en frío), una taza pequeña, una pajita, temperas y pinceles y cinta de raso.
Yo, que soy muy friki, lo tenía todo en casa pero estoy segura de que os será fácil encontrarlo todo en una tarde.

Ya es la tercera manualidad que hacemos con la famosa pasta de secado en frío, da mucho juego y a los críos les hace mucha ilusión hacer cosas más allá de pintar con rotuladores o ceras. 


LittleAna amasó (con un poco de mi ayuda), le dio forma circular a la medalla presionando una taza boca abajo (creo que es de lo que más disfrutó) y le hizo el orificio para introducir la cinta de raso con una pajita. Esto último fue lo que más le costó entender... a la primera medalla la acribilló a agujeros, pobrecita, pido un minuto de silencio en homenaje a esa medalla experimental. 

Una vez teníamos listas las tres medallas había que dejarlas secar, suele tardar unas 24 horas.


Al día siguiente, después de merendar, LittleAna se puso a darle color a las medallas intentando simular oro, plata y bronce. Como siempre digo este es un buen momento para enseñar a los críos a mezclar colores ¡Ana alucina!.

Las temperas secan rapidísimo así que cuando terminamos con el bronce el oro ya estaba seco y saqué los rotuladores para que Ana pusiese los números correspondientes (los intentos de corona de laurel los hice yo con lápiz y Ana los repasó con rotulador).


Para que Ana lo tuviese claro le puse un uno, un dos y un tres sobre una hoja para que supiese qué número le correspondía a cada medalla así que ella se encargó de dibujarlos.


Y ahí la tenéis luciendo orgullosa su oro ¡por supuesto pasó de posar con las otras dos!, la plata fue para papá y el bronce para mi (por entonces yo estaba embarazada de Daniel y me tiraba el día diciéndole a Ana que no podía correr ni saltar así que el tercer metal me cayó de justicia).

Esta manualidad resultó ser muy divertida y a día de hoy tenemos las medallas colgadas a la espera de alguna carrera por el pasillo o salto de longitud en el sofá (que son más frecuentes de lo que me gustaría reconocer).

Espero que os haya gustado el tutorial y que lo pongáis en práctica.
See you later alligator!
--
Creía haber dejado programadas todas las manualidades del embarazo pero me encontré ayer con estas fotos en el ordenador ¡qué ilusión!.

12 comentarios:

  1. Qué chulas las medallas Ele, cómo disfrutáis con las manos en la masa...jijijiji a mí me pasa un poco ehhh que hoy recién volví a casa con un par de washitapes y una troqueladora...snifff no digo ná! Seguro las hago con mis chicos, no les gustan las carreras, no ni ná!
    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Arantxa!, si que disfrutamos :-D
      ¡Muy bien por esos washis y la troqueladora!, yo ya tengo mono de una hexagonal ¡a ver cuando cae! Besos

      Eliminar
  2. Me encanta la idea!!!!! Simplemente geniales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mercedes, me alegro mucho de que te gusten! Besos

      Eliminar
  3. pobre, con la medalla de bronce!!! piensa que al menos no fue la medalla huecuda, y que estabas por delante de LittleD... quien no se consuela es porque no quiere xDDD

    qué grande se ve de repente LittleA, no? en qué momento ha sucedido? O_o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, si que se te da bien esto de consolar. La medalla huesuda pasó a mejor vida... la aplastamos y sirvió para hacer el resto.
      ¡Tienes razón, LittleAna ya no es tan Little se nos está haciendo mayor a marchas forzadas!

      Eliminar
  4. Madre mía ¡¡qué de ideas y qué de materiales tenéis en casa!! Little Ana y Little D no se aburriràn nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del material no lo digas muy alto que un día mi chico me va a decir que o las manualidades o él, que no cabemos todos en casa. :-)

      Eliminar
  5. Me encanta la pasta que usáis, ¡la tengo que probar!
    Me encanta lo de la competición de saltos de longitud en el sofá. Creo que podríamos juntar a todos nuestros críos y organizarla en serio, porque entrenados están a base de bien. ¡Hasta creo que nuestros sofás merecen compartir minuto de silencio con la medalla super agujereada!
    Chulísimas las medallas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo artistas que sois las bombones seguro que le sacáis mucho partido. Gracias por comentar. Besos

      Eliminar
  6. me encanta, otro tutorial que va al pinterest para cuando victor salga (algún día) de su fase troglodita de "destrozo todo lo que todo/la motricidad fina no es lo mío" XD
    ya me he apuntado buscar lo de la pasta de papel a ver dónde la encuentro cerca o por internet.
    un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bien, gracias!... ya verás como encuentras cerca la pasta esta, en bazares o papelerías lo venden. ¡Besos!

    ResponderEliminar

Blogging tips